Historia de General Las Heras

General Las Heras nace como partido el 25 de octubre de 1864, siendo sus principales pobladores españoles; italianos; ingleses; franceses y alemanes. Creado el mismo, sus limites jurisdiccionales fueron establecidos por decreto en febrero de 1875 siendo estos los partidos de La Matanza; Morón; Villa de Lujan; Navarro; Lobos y Cañuelas.

El ferrocarril de la Línea Sarmiento comienza su funcionamiento en el ramal que comprende las estaciones de Merlo y Lobos, quedando Las Heras dentro del recorrido y siendo éste un hecho de relevada importancia para el crecimiento del partido de General Las Heras. Con este acontecimiento, el remate de tierras entorno a la estación del ferrocarril permite que en poco tiempo se desarrolle una población estable y de importante notoriedad.

Por aquellos años el Sr. Paulino Speratti por intermedio de su señora esposa Casilda Villamayor, realiza donaciones de tierras para la construcción de la iglesia; una plaza; una escuela; el asiento de las autoridades municipales y el juzgado de paz.

La primera autoridad de general Las Heras, fue el juez Ramón Dumont, nombrado por decreto en febrero de 1864 y que por razones de mejor control y con la autorización del ministro de gobierno de la Provincia de Buenos Aires, dividió las tierras del partido en seis cuarteles a cargo de un alcalde por cuartel. Este sistema caduca con la creación de la ley del 11 de septiembre de 1884, donde se separan las funciones judiciales de los administrativos y políticas que ejecutan los jueces de Paz, iniciándose así la etapa de los intendentes Municipales y ocupando este primer cargo el Sr. Don Juan Zamudio, persona apodada «el padre de los pobres» ya que toda persona que se acercaba a su estancia era bien recibido y ayudado generosamente.

Don Juan Zamudio también solucionaba los problemas entre los pobladores y su palabra era escuchada como fallo inapelable.

En el año 1905, se construye un local con dos piezas para el despacho de las autoridades municipales. Con el correr de los años se buscaba ampliar el edificio municipal para mayor comodidad, ya que en esas dos piezas desempeñaban sus funciones el intendente; el juez de paz; la policía y el consejo deliverante.

Terminada las obras en el año 1906 el edificio reunía las comodidades imprescindibles de la época para que las autoridades pudieran realizar sus tareas con comodidad. Años mas tardes, nuevamente el edifico municipal requiere de una serie de arreglos que demandarían una importante suma de dinero decidiendo de esta manera la demolición del edificio y la reconstrucción a un costo más bajo, culminando las obras en el año 1958 siendo este el actual edificio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *